El primer paso

El Primer Paso

Pon Atención sobre tu Alma y Escucha lo que tiene que decirte. En Ella encontrarás el Sentido real de tu Vida… el que va más allá de la palabra y la razón.

Date permiso para que sea tu corazón el que decida tu próximo paso del camino. Ábrete a la posibilidad de no necesitar que nada sea como tú quieres o piensas y Agradécete acercarte a tu Esencia aunque los demás ni la entiendan. Permítete formar parte Activa de tu Vida, atrévete a decir que no y a Aceptar, de igual forma, cualquier respuesta. Di sí solo cuando sientas que esa, y solo esa, es la respuesta correcta y déjate habitar en la duda cuando la sientas.

ApréndeTe en cada paso. Sobre todo si no tienes ni papa del lugar al que te puede llevar. Sé caminante de tu Camino, no busques transitar el de nadie más. Enriquécete de personas y de momentos que no puedas pagar. Invierte en sonrisas cocinadas en el fuego del buenmirar y repártelas, sobre todo, entre aquellos que aún no saben cómo poderse alimentar. Cultiva tu propia Vida y practícala a base de juegos potentes y sinceros, relaciones de Amistad, miradas que te acerquen a los dueños de mil pupilas y recuerdos que se graben a fuego en tu corazón en lugar de querer medirlos por los likes de Instagram. Convierte tu Alma en tu mejor guía, pues es la única que no te soltará. Es Ella la que siempre te acompaña, incluso cuando a ti te flaquean las fuerzas para mirarla. Es la que te sabe, la que te conoce de verdad. La que no se cree tus límites autoimpuestos porque es consciente de que tú eres mucho más. La que te da las notas perfectas para crear una melodía acorde a lo que Eres y encima te regala toda una Vida de posibilidades para que compongas y recompongas los acordes que se te dan.

Aunque consigamos intuirnos en la grandeza del Alma parece que nos cuesta dar ese primer paso para situarnos en lo que Somos y salir de nuestra necesidad de aparentar. Nos cuesta acercarnos a nuestra Verdad. Preferimos decir un sí que no sentimos antes que pronunciar un no que sería mucho más cierto a la par que inadmisible por considerarlo no correcto. Sonreímos por educación antes que por sentimiento y nos creemos que la mejor forma de que todo funcione es no hacer nada fuera de lo establecido. Queremos controlar o, al menos, tener la sensación de que lo intentamos. Queremos hacer cuanto podemos para que todo “vaya bien” pero no nos detenemos a pensar en qué consiste para nosotros exactamente ese “bien” que tanto anhelamos. Nos conformamos con ir tirando sin darnos cuenta de que somos nosotros los que tiramos del carro y que, incluso a veces, nos desollamos vivos por empeñarnos en arrastrarnos al nivel del peso que cargamos. Tratamos de encajar en formas establecidas, en realidades apoyadas sobre valores de Vidas aplaudidas que no son nuestras. Nos da tanto miedo llegar a Aceptarnos de verdad que nos resignamos a seguir aguantando antes que arriesgarnos a sopesar nuestro cambio de paradigma como una posibilidad real. Renunciamos a las Oportunidades más potentes que la Vida nos pone delante por temor a fracasar y que crezca nuestro convencimiento de que no somos tan listos como queremos pensar.

Leyendo cosas así puede parecer complicado dar el primer paso para meterse en el lugar del que te hablo. Desde luego, a mí me pasa muchas veces. Intuyo mis sombras más duras y siento cómo mi mente y mi cuerpo tiran hacia atrás, pero no retrocedo. Tras la inseguridad propia de no poder asegurar qué pasará si me meto, podrían llegar a desdibujarse los lugares que pretendo alcanzar dando un paso al frente. Con cada miedo que no quiero mirar pierdo la oportunidad de tenerle como testigo de mi avance y lo termino convirtiendo en la excusa perfecta para parar.

Aún así, parar no es nada malo. Al revés, existen formas de detenerte en el camino que convierten cada parada en un paso, si cabe, más firme y potente. A mí me gusta llamarlas “paradas conscientes”.

Estas paradas no van de saber qué tipo de miedo te lleva a pararte en seco en lugar de avanzar, no necesitan colocarle un nombre o darle explicación al miedo (aunque esto te pueda ayudar a comprenderlo) Son más bien una invitación a habitar en el miedo que sientes sin intentar evitarlo, sin entrar en conflicto contigo por el hecho de que esté él. Es permitirte desCubrirLe y desCubrirTe a la vez. Porque una cosa Eres tú y otra distinta es tu miedo. Porque aunque parezcáis hermanos gemelos, tú naciste primero. Porque Tú Eres quien piensa tu miedo, quien lo genera, quien lo interpreta y quien le da veracidad. Y también Tú Eres tu propio Maestro, el único que te puede mostrar tu proceso. Tú Eres Creador, Mapa y Guía de tu plano del miedo y en ti radica la sabiduría necesaria para poderlo transitar.

Nadie lo ha caminado primero. Por consiguiente, serás tú quien dé el primer paso. El segundo y el tercero también. Y el cuarto. Al quinto puede que ya empieces a encontrar aburrido lo de caminar solo y te apetezca que se te incorpore algún Amigo. Inténtalo si quieres, si es eso lo que crees necesitar… adelante. No podrá Caminar por ti, pero puede que lo sientas como un apoyo importante. La Amistad sincera tiene la capacidad de convertirse en botas de montaña, en aletas para bucear, en tiritas para el Alma y en inspiración para Volar. A todos mis Amigos… GRACIAS.

Quizás ahora sientas que dar el primer paso es importante, pero que lo que de verdad convertiría tu camino en algo grande sería llegar a alcanzar la meta que ahora mismo te planteas. Puede que tengas razón. De hecho, la tienes seguro si lo piensas tal cual, pero solo la razón. Ten ojo con esa forma de pensar, ya que tu realidad se crea en concordancia a lo que piensas.

Si tu éxito solo depende de que alcances lo que quieres alcanzar, éste llegará de la mano de la meta conseguida, pero se dejará por el camino el disfrute del éxito que supone que cada paso que das, para ti, tenga Sentido; esperarás a medir tu éxito mediante el aplauso de los demás y llegarás a creer que la Felicidad depende de conseguir la meta que te propongas en lugar de llevártela puesta de tu Experiencia Vital y eso, mi querido amigo, se convierte en una forma de esclavitud emocional.

“Eres lo que haces” Frase muy dura, de las que asustan, pero mucha gente piensa así y actúa en consecuencia. Yo no me la creo. Puedo hacer algo que no Soy solo por intentar aparentarlo y esconder lo que sí Soy por miedo a mostrarlo. Sin embargo, me parece inspiradora y puedo jugar al trueque con ella para convertirla en reto: “Haz lo que Eres”. Esta frase me gusta más, la siento “más yo” porque, sin tener muy claro qué significa exactamente ni quién Soy, la siento mía cuando decido que sea mi Alma la que dirija mis actos y me permito Vivir en la Coherencia que me dicta el corazón.

La Vida está llena de primeros pasos. Cada momento en el fondo lo es. El instante en el que estás es la primera vez que lo Vives. Nunca antes este momento estuvo aquí para ti. La Vida te lo entrega para que lo exprimas cuanto quieras o sepas. De ti dependerá sacarle zumo, pelar tu Vida o comértela entera. Sé consciente de que tu forma de Vivir tu Vida es tu decisión, y en el final de esta frase radica el quid de la cuestión: en la palabra DECISIÓN y en el pronombre que la precede: .

Cada vez que  TÚ tomas una DECISIÓN, es la primera vez que la tomas. Por mucho que la intentes justificar amparándote en las anteriores que recuerdas, ellas no son ésta, con esta decisión es tu primera vez. Solo te apoyas en las de antes para intentar coger las referencias que, con mayor probabilidad, te eviten equivocarte –de nuevo- y así acercarte a alcanzar el objetivo que esperas. Los recuerdos no son nada más que referencias, tus otras decisiones no son esta.

En momentos en los que nos toca decidir solemos dejarnos guiar por la experiencia previa junto con el temor al resultado que podamos obtener, desechando la posibilidad de que Escuchar nuestra Alma pueda servirnos para algo. Preferimos analizar hechos a indagar honestamente en nuestra emocionalidad porque las razones justifican y anestesian mientras que las emociones pueden llegar a picar, a doler, a hacer que nos caguemos en todo y a agitar con ganas nuestra potente y curradísima zona de seguridad.

Sin embargo, poco importan las veces que anteriormente hayas sucumbido a quedarte calentito al abrigo de mamá tranquilidad ya que, cada vez que los límites que conoces se te ponen delante, tienes la única oportunidad real de ser consciente de que -junto a ellos- llega también el único momento posible para cruzarlos dando un paso al frente. Si esto te lo llegas a plantear de verdad, tu cabeza desplegará todos sus recursos para convencerte de que no es verdad, que lo que a ti te pasa es un castigo que no para de repetirse, que tú no tienes la capacidad, que ya lo has intentado mil veces y ahora echas de menos los dientes que te dejaste en las hostias del camino, o que, directamente, trate de convencerte de que más vale un pájaro cautivo y desplumado en una de tus manos -y tienes dos- que todo un mundo de nuevas posibilidades volando.

Si es eso lo que te cuentas no pasa nada, es solo tu forma de relacionarte con  el miedo que tienes al límite que sientes delante. Permítete tomar conciencia de que lo que te cuentas no es La  única Verdad, es tan solo la tuya. Y que te cuentes esa por inercia no significa que no puedas contemplar otras por igual y abrirte a desCubrir tus verdaderas capacidades. Simplemente déjate sentir, permítete AprenderTe y Vive tu propia experiencia.

Así surge el primer y único paso que puedes dar, el que nace de ser consciente de tu potencia en el Único Momento de tu Vida en el que estás.

Hoy me apetece terminar esta reflexión en voz alta repitiendo las dos primeras frases que has leído en esta entrada. Dales espacio y lugar, crea uno nuevo en el que tú también decidas habitar, descubrirás que llegan a ti de una forma distinta a la primera…

Pon Atención sobre tu Alma y Escucha lo que tiene que decirte. En Ella encontrarás el Sentido real de tu Vida… el que va más allá de la palabra y la razón.

Permítete Sentirte…

.

Buen viaje, compañero.

FELIZ VIDA

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Julián González dice:

    En estos momentos no podría ser mas adecuado tus inigualables reflexiones, por si no lo sabes tu palabra crea espacios de serenidad, reflexión y potencia, me hace mas presente en el unvierso, y me permite intuir cual es la parte del caledioscopio a la que pertenezco, cual es el papel en esta realidad siempre cambiante, y Mi decisión, cada una de Mis decisiones que han sido pocas, cuando se ha concretado me ha hecho más y he recibido y dado más claramente el amor y la dulzura cuando la decisión ha sido desde el Alma.

    Gracias por ponérmelo en tu tapiz de unión de puntos, porque los puntos unidos crean cuadros de belleza real incomparable, así la esperanza deja de serlo para saber que hay Almas verdaderamente Almas. Gracias inmensas.

    Gracias Gemma por tu generosidad, por el primero, segundo y tercer paso tu palabra ayuda, lo ratifico.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s