Un Hospital no son cuatro paredes

Nunca pensé que un Hospital pudiese ser Mío. Siempre coloqué este adjetivo posesivo delante del nombre de algunas personas, del de mi pueblo, o previo a sustantivos genéricos para indicar cuál de todos los habidos tenía vínculo conmigo y cuál de ellos no. A un Hospital no le pegaba la palabra Mi justo delante. O…